Sin duda, uno de los momentos más mágicos que ofrecen los viajes a Marruecos es la noche en el desierto.

Pasar la noche entre las dunas, bajo el cielo estrellado, al lado de una hoguera, y con el sonido de los tambores… Es algo que te transporta a otro mundo, que te evade de todos los problemas, que te nutre de paz y de nuevas energías. Es algo que hay que vivirlo.

El cielo del desierto tiene una forma diferente, tiene tantas estrellas, que parece que no caben más… Y, si tenemos suerte y coincide con una de las muchas noches estrelladas… Tus deseos quedarán registrados en el universo.

Tocar los tambores te conecta con el ritmo constante de la vida, te conecta con el resonar de tu espíritu y te hace saber que no puedes parar, que hay que seguir pase lo que pase, que a veces la vida tiene un ritmo más rápido y otras más lento, pero siempre una nota después de la otra, un paso después del otro.

Y, como no, empezar esta experiencia llegando en dromedario a tu campamento, parando en el camino a ver la puesta de sol, es una experiencia que tu baúl de los recuerdos no podrá desechar.

Sentarse en la inmensidad de las dunas, mirar el horizonte y ver esa bolita de fuego que va bajando hasta esconderse para salir de nuevo al amanecer.

Hay un antes y un después…

close

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Al Son Morocco +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.

WhatsApp chat